Red Nacional de Organizaciones Migrantes: “La implementación inicial del proceso de regularización ha sido errática, desordenada, cambiante y caótica”

  • Luego del inicio del proceso de trámites para la regularización este lunes 23 de abril en todo el país, organizaciones migrantes critican la desinformación que ha estado asociada al proceso, la que -acusan-  provocó  filas de cientos de personas que llegaron desde la noche del domingo 22 a esperar para ser atendidos, a pesar de los nuevos puntos destinados para este efecto.

  • Si bien valoraron el proceso en sí -una de las demandas del movimiento- abogaron que la solución es una ley que inhiba que las personas migrantes caigan en condición de irregularidad, por ende, una normativa con enfoque de derechos humanos y acorde al contexto actual. 

  • Otro de los puntos, plantearon desde la Red, es la necesidad de medidas para que quienes iniciaron el proceso, que tardará más de un año, puedan trabajar con garantía plena de derechos mientras están a la espera.

 

“La regularización migratoria es una necesidad para Chile, para disminuir cantidad importante de personas en situación de vulnerabilidad”, comienza señalando una declaración de la Red Nacional de Organizaciones Migrantes y Promigrantes, presentada este martes 24 de abril, a un día del inicio del proceso de inscripción para la regularización de personas.

Si bien valoraron la realización de este proceso, por la necesidad de que las personas en situación de irregularidad, criticaron duramente la desinformación y la coordinación tardía del ejecutivo, que -señalaron-, provocó que cientos de personas pernoctaran cerca de las oficinas del Departamento de Extranjería y Migración, en vez de acudir a los otros puntos dispuestos para la tramitación.  

“Debemos ser claros: la implementación inicial del proceso de regularización ha sido errática, desordenada, cambiante y caótica. Esto provocó inquietud y desesperación a quienes se pudieron informar, de manera fragmentada y poco clara, respecto a este importante trámite”, señalaron desde la Red, agregando que “cuando hablamos de la necesidad de regularización es que sea bien realizada, que no provoque los espectáculos que hemos visto: de filas largas que comienzan de un día a otro para poder ser atendidos, por la incertidumbre y desinformación de los nuevos puntos de atención. Esas filas son indignas e innecesarias”.

Una identificación para trabajar

Otra de las preocupaciones de las organizaciones migrantes y promigrantes tiene que ver con la posibilidad de que quienes están realizando el proceso, puedan acceder a realizar actividades lícitas y con sus derechos garantizados.

La masiva concurrencia en la primera jornada del proceso “muestra que las personas que están irregulares no se sienten felices en esa condición y quieren salir de ahí, que llegaron a este punto no por vulnerar la ley, sino por buscar el pan y un futuro en el país”.

Según concluyeron, “es una medida urgente entregarles un RUN por un periodo de un año hasta que termine el proceso que les permita trabajar”.