A PROPOSITO DEL PROGRAMA “LA ESCUELA SOMOS TOD@S”

TOHA_WEB

Un proceso de regularización migratorio focalizado  que pretenda  resguardar la dignidad de las niñas y niños en movilidad humana,   debe complementarse  con uno general  que llegue a las familias en su conjunto y se consolide con una nueva ley migratoria que respete los acuerdos internacionales que Chile ha ratificado

 Ana y César son  un matrimonio de origen peruano que reside en Chile hace años y que tiene dos hijas en colegios de la comuna de Santiago. Tuvieron visas pero las perdieron porque expiraron cuando se encontraban fuera del país.

Su historia es particularmente relevante cuando se conoce que el Ministerio del Interior en conjunto con la Municipalidad de Santiago, firmaron un convenio el 8 de agosto del presente, que tiene como objetivo regularizar la situación migratoria de 1.230 niñ@ que estudian en los establecimientos educacionales de esa comuna, para luego replicarlo a nivel nacional.

La hija menor del matrimonio, Eva, estudia en el Jardín Infantil Claudio Arrau y su hermana mayor, Catalina, en el colegio particular San Antonio. Ellos no saben si sus hijas podrán recibir este beneficio municipal  y por su situación de irregularidad, ni siquiera se atreven a preguntar. Temen que ellos y sus niñas, se vean expuestos a alguna sanción.

El plan de regularización migratoria en las escuelas es necesario,  ya que por un lado garantiza el acceso a los beneficios públicos, entre ellos los contemplados en los Fondos SEP (Subvención escolar preferencial) y de la misma manera aparta a l@s niñ@s de la indocumentación y sus sanciones, por un  período breve (uno o dos años).  Sin embargo el MAM considera que tal medida resulta  insuficiente para garantizar su regularidad en el mediano y largo plazo o para garantizar el derecho que tienen a que sus familias l@s protejan.

Los padres, madres o cuidadores, debido a su condición migratoria irregular, siguen en situaciones muy precarias y A TRAVÉS DE LA VISACIÓN TEMPORAL DE SUS HIJ@S NO LOGRARÁN OBTENER LA DE ELLOS, TAL COMO LO AFIRMA LA AUTORIDAD EN LAS CONVERSACIONES SOBRE EL TEMA.

 Para terminar con esta situación, el MAM, reitera su llamado al Gobierno para que inicie un proceso de regularización migratoria general que  pueda complementar esta regularización focalizada,  y se consolide con una nueva ley migratoria que respete la dignidad de las personas ASI COMO QUE ESTA INICIATIVA NO SEA SOLO MUNICIPAL SINO REGIONAL.

En este sentido el MAM sostiene que Chile debe tener un marco jurídico con un nuevo tipo de visas que permita organizar la migración más que restringirla.

Esperamos que los legisladores profundicen las discusiones para una nueva ley migratoria, la que  por el momento tiene como única iniciativa,  un proyecto que  descansa en la Comisión de Gobierno de la Cámara de Diputados desde el año pasado.

El Movimiento de Acción Migrante exige que el proyecto de una ley migratoria  se discuta con las  comunidades,  en mesas de trabajo  que recojan sus principales demandas e iniciativas.

 Para información de prensa:

contactomamchile@gmail.com

Movimiento de Acción Migrante en Facebook.